miércoles, 17 de octubre de 2018

El espíritu del Juan de Herrera

     
      Troncos de árbol en el jardín se trasladan hasta formar un círculo a la sombra después de sonar el timbre de salida del primer viernes de clases. Esta vez empezamos el curso al aire libre y el círculo se abre cada vez que se nos suma alguien más. Caras nuevas, caras relajadas por los meses de vacaciones en este septiembre por primera vez sin exámenes; caras de quienes ya están en la Universidad pero no renuncian a nuestro encuentro semanal, a costa de recorrer toda la Comunidad de Madrid para llegar a la reunión a la que no han faltado durante sus años en el Juan de Herrera; y caras agotadas porque esta madrugada regresaron del intercambio con Aarhus (Dinamarca), pero querían hoy estar aquí. Veintisiete en total.

      Estamos contentos por vernos de nuevo, impacientes por ponernos ya a la tarea, reforzados por la Mención Honorífica que nos ha concedido el Ayuntamiento este verano. Orgullosos, nos pasamos el diploma de mano en mano, que algunos no habían visto. Pasa también un libro que una profesora nos ha hecho llegar: “Canciones para Aylan”, de Ramón Roldán, (Ed. Poesía eres tú, 2018), con el ofrecimiento del autor de venir al Grupo. Pasan las galletas de chocolate y las frambuesas que compartimos de postre hoy... 

      Mientras, escuchamos la lectura de un artículo de periódico que nos devuelve al estado de alerta por las atrocidades que suceden en el mundo: "Aumento de muertes en el Mediterráneo..."

      Inmediatamente, alguien recuerda también el asunto de la venta de armas del Gobierno de España a Arabia Saudí y su uso en la guerra contra Yemen en la que están muriendo millares de civiles. Hay que profundizar en este asunto.

      Recordamos también la cantidad de comunidades indígenas a lo largo de América y África, malmuriendo en los márgenes de las carreteras junto a sus tierras de siempre, ahora explotadas por intereses comerciales: el azúcar, la madera, el agua, el petróleo, que el "primer mundo" consume sin freno, mientras los defensores de sus derechos son perseguidos o encarcelados...

      Informamos luego de que la Red de Escuelas de Amnistía Internacional nos propone recoger firmas por un chico de catorce años, José Adrián, detenido y torturado en Yucatán (México), y por un iraní, Hazadi, condenado a muerte cuando tenía quince tras un juicio claramente injusto, que lo mantiene ya catorce años en un angustioso corredor de la muerte...

      Contrarrestan el pesimismo por tales barbaridades otros proyectos esperanzadores, gestos de personas que luchan por ese cambio del mundo que nuestro Grupo Escolar persigue: 
       Así, proyectos como la Jornada de graffiti y teatro en Torrelodones “Grietas en el muro” el sábado 15, que recordará el drama de las personas que buscan refugio, y el libro mencionado de "Canciones para Aylan" hace reflexionar sobre el mismo asunto.
       O como el ejemplo de los expertos en Pueblos Indígenas que participaron en el Curso de la Universidad Carlos III, junto con la Relatora de las Naciones Unidas y las Brigadas de Paz. Todos ellos luchan por aquellas gentes, del mismo modo que el Grupo de Amnistía Internacional de Cantabria, que se interesa, del mismo modo que el Grupo Local de Villalba y el nuestro, escolar, por la comunidad indígena guaraní kaiowá Apika'y de Mato Grosso do Sul, y que promueve el envío de cartas mensuales a las autoridades de Brasil reclamando justicia. Esa iniciativa cántabra da la idea a los más jóvenes de nuestro Grupo de que también ellos pueden escribir en su propio nombre a esas autoridades. 

      Suscita nuestro interés la exposición de la Casa de la Cultura:  “La construcción de un sueño colectivo en Gandiol”,  que muestra el precioso proyecto de la ONG “Hahatay, son risas de Gandiol”,  cuyo impulsor, Mamadou Dia, está convencido de que los senegaleses deben desistir de venir a la deshumanizada Europa, porque es posible hacer grandes cosas en su propio país. Seguramente podamos tener la exposición en el Instituto, y, quizá, contar con la presencia de Mamadou. ¡Ójala!

       Otra noticia que nos anima a seguir en nuestro quehacer solidario, es la de que un equipo del profesorado del Instituto va a empezar a trabajar en un seminario de formación consistente en la creación de materiales de Derechos Humanos para sus respectivas áreas didácticas. Esta iniciativa arraiga aún más en el espíritu del Juan de Herrera la cultura de los valores en los que nuestro Grupo cree y en los que lleva centrado más de ocho años. 
       Este avance nos afianza en el propósito que nos planteamos al finalizar el curso pasado: dejar memoria, hacer visible de modo permanente todo lo que el Grupo Escolar ha hecho al dirigir el foco sobre situaciones de incumplimiento de Derechos Humanos de todo el mundo, sobre las que nos informamos para informar luego a la Comunidad Educativa y a todo nuestro entorno, pues estamos convencidos de que el conocimiento es el primer paso para que las cosas puedan cambiar, aunque sea un poquito. Dicha visibilidad se hará realidad con un mapamundi gigante mural de los Derechos Humanos trabajados por nuestro Grupo de Amnistía Internacional año a año, que se verá al entrar al Instituto. 
       Cualquier persona, nada más entrar en el Juan de Herrera, sabrá que, además de trabajar en lo académico, además de cuidar la convivencia, también nos formamos en valores de solidaridad y sostenibilidad que nos hacen "mirar más allá de la punta de nuestros zapatos". 

      Es el espíritu del Juan de Herrera. 


martes, 21 de agosto de 2018

Mención honorífica del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial al Grupo Escolar de Amnistía Internacional del IES Juan de Herrera

Miembros del Grupo Escolar con la Alcaldesa
y con miembros del Grupo Local de Amnistía Internacional de Villalba.

“Su Majestad, su Alteza Real, sr. Presidente, excelencias, damas y caballeros:
Acepto el Premio Nobel de la Paz en un momento en el que veintidós millones de negros de los Estados Unidos se encuentran comprometidos en una dura guerra para terminar con la larga noche de la injusticia racial. [...]”
MARTIN LUTHER KING


Este fue el comienzo del discurso de agradecimiento de Martin Luther King por su Premio Nobel de la Paz.
Nosotros, salvando las distancias, el pasado 10 de agosto, al recibir la Mención Honorífica que el Ayuntamiento de nuestro pueblo, San Lorenzo de El Escorial, nos había concedido por unanimidad, en nuestra alegría también teníamos presentes las violaciones constantes de Derechos Humanos en el mundo.
Por eso, con nuestro discurso de agradecimiento, quisimos recordar que la Unión Europea sigue haciendo oídos sordos a los refugiados, procedentes en parte de los cuarenta y seis conflictos bélicos que están causando dolor, miseria y muerte en la actualidad; quisimos denunciar que España es en gran parte corresponsable de ello, en su calidad de séptimo país exportador de armas del mundo; denunciamos también que este "primer mundo" en el que vivimos, explota los recursos naturales de países en los que se están ocasionando desastres medioambientales irreversibles...
Tras escuchar y valorar al resto de los premiados, personas que componen desde muy distintos ámbitos el puzzle de la sociedad de San Lorenzo, en medio del ambiente festivo de entrega de premios y galardones, a nosotros nos parecía importante mencionar que todas esas violaciones de Derechos Humanos están ocurriendo, y así lo hicimos con nuestro discurso:

AGRADECIMIENTO POR LA MENCIÓN HONORÍFICA CONCEDIDA POR EL AYUNTAMIENTO DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL AL GRUPO ESCOLAR DE AMNISTÍA INTERNACIONAL DEL IES “JUAN DE HERRERA”
San Lorenzo de El Escorial, a viernes  10 de agosto de 2018
“Buenos días a la Alcaldesa como representante del Ayuntamiento y al resto de autoridades, a la Directora de nuestro Instituto y a familiares, amigos y vecinos. Gracias por su presencia.
Venimos en representación del Grupo Escolar de Amnistía Internacional del IES “Juan de Herrera”, para quienes hoy es un día especial debido a la Mención Honorífica concedida por nuestro Ayuntamiento.
Esta Mención supone un nuevo y fuerte respaldo a nuestro trabajo por los Derechos Humanos. Desde 2010, las sucesivas promociones se han pasado la llama de la vela que es símbolo de Amnistía, y en la actualidad en el Grupo somos cincuenta componentes, alumnos y alumnas de todos los niveles que, en plano de igualdad con el profesorado, mantienen el espíritu de seguir dando luz sobre los derechos humanos vulnerados en distintas partes del mundo.
Nuestro Grupo pone en práctica las directrices en relación con la defensa de los derechos humanos y  de los valores medioambientales de la ley actual de educación de nuestro país, la LOMCE, que prescribe que se debe adquirir una conciencia cívica responsable, inspirada por los valores de la Constitución Española, que fomente la corresponsabilidad en la construcción de una sociedad justa y equitativa. Se cumple así la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención sobre los Derechos del Niño, la Carta de la Educación para la Ciudadanía  Democrática y la Educación en Derechos Humanos, y  las Recomendaciones y Directrices de la UNESCO.
En nuestras reuniones semanales reaccionamos ante la situación actual de este mundo convulso  desde el punto de vista social y medioambiental en que se vulneran tantos Derechos Humanos.
  • Nos movemos por la necesidad de conocer, sensibilizarnos, sensibilizar y actuar solidariamente, ante los cuarenta y seis conflictos bélicos existentes, de los que en parte somos corresponsables, como otros países occidentales, al ser España el séptimo país en producción de armamento del mundo.
  • Actuamos ante  la crisis de refugiados, en que 68 millones de personas huyen de sus países para salvar sus vidas.
  • Nos angustia la trata de personas, el incremento de la xenofobia y del racismo, la intolerancia religiosa, la violencia de género, la violación de los derechos de la infancia…


Por otro lado, nos consideramos obligados a conocer, sensibilizar y actuar ante los crecientes problemas medioambientales, creando una conciencia de sostenibilidad ante la acción disarmónica e impactante del ser humano sobre el medio, que ya contamina nuestro modo de vida, el aire de las ciudades, las aguas marinas y fluviales y provoca la desaparición de masas arbóreas que conllevan, por ejemplo, la expulsión de comunidades indígenas de sus tierras ancestrales.
Está en juego nuestro futuro. Nosotros, los jóvenes, no vamos a quedarnos impasibles ante este mundo convulso y en conflicto, y tenemos un reto desde nuestra responsabilidad como ciudadanos. Estamos decididos a luchar para frenar el proceso de esta Europa en progresiva deshumanización.
Buscamos una respuesta a esos problemas sociales y medioambientales, apostando por el mundo solidario y sostenible en el que creemos, y canalizando así nuestra rebeldía de jóvenes y de adolescentes hacia causas justas.
Queremos aportar nuestro granito de arena para conseguir un mundo mejor, según el lema de Amnistía Internacional: “El mundo puede cambiar, pero no va a cambiar solo”. 
Para este empeño, necesitamos la participación y el apoyo del mayor número de  instituciones, organismos y personas, como el IX Premio Nacional de Educación para el Desarrollo que nos concedieron en 2017 los Ministerios de Educación y de Asuntos Exteriores y ahora esta Mención Honorífica de nuestro Ayuntamiento, que, otorgada por unanimidad, nos hace sentirnos profundamente agradecidos: supone un nuevo impulso y nos da ánimos para continuar en nuestro reto para mejorar el mundo.
En nombre del  Grupo Escolar de Amnistía Internacional del IES “Juan de Herrera”, y en señal de nuestro profundo agradecimiento, hacemos la entrega de la Memoria de lo realizado en este último curso a nuestra Alcaldesa.
De nuevo, GRACIAS, MUCHAS GRACIAS A TODOS.”

A la salida varias personas, entre las que se contaban concejales, responsables del ámbito cultural sanlorentino y vecinos y vecinas en general, nos estrecharon la mano felicitándonos por el que consideraban merecido premio a la labor de nuestro Grupo.
Ya terminado el homenaje, celebramos la mención con una comida campestre a base de platos caseros en la Herrería, donde echamos de menos a todos los miembros del Grupo desde su formación en 2010.
Nos quedamos con un muy buen sabor de boca tras los planes que pensamos durante la sobremesa, y ya estamos esperando con muchas ganas las reuniones del nuevo curso para llevarlos a cabo.







VÍDEOS SOBRE LA MENCIÓN HONORÍFICA 
Vídeo 1: El Concejal de Cultura presenta a nuestro Grupo. 

Vídeo 2: Discurso de nuestro Grupo Escolar.

Vídeo 3: Pleno de 26 de junio del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial.
La Concejala de Educación defiende la propuesta de la mención honorífica para  Grupo Escolar de Amnistía Internacional. (Minuto 3:22')





IMÁGENES DEL ACTO DE ENTREGA DE LA MENCIÓN HONORÍFICA 

Miembros del Grupo Escolar antes del comienzo del acto.

Miembros del Grupo Escolar junto a las personas premiadas.


Miembros del Grupo Escolar durante el discurso de agradecimiento.






martes, 12 de junio de 2018

¡Déjenles vivir! Pueblos indígenas no contactados.


      Con motivo de la defensa de la comunidad indígena guaraní Apika'y de Mato Grosso do Sul que tenemos emprendida nuestro Grupo Escolar y el Grupo Local de Villalba de Amnistía Internacional , hemos conocido SURVIVAL INTERNACIONAL.
      Esta ONG, fundada en 1969, está a punto de cumplir cincuenta años como movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales. Durante estas décadas se ha convertido en el altavoz de las poblaciones indígenas que reclaman que sus  tierras sean protegidas y su modo de vida, respetado.
      Survival apela a la responsabilidad de la ciudadanía en relación con estas comunidades desde el punto de vista moral, y también como consumidores de los productos de empresas que están destruyendo reservas únicas de biodiversidad. Llaman a nuestras conciencias para denunciar la amenaza al planeta.
      Survival tiene comprobado que la presión internacional funciona, y por eso recurren al envío masivo de cartas a los gobernantes, a la ONU y a empresas, como medio de presión eficaz, ya que si a alguna de estas entidades le llegan muchas misivas, especialmente en formato físico, pero también como ciberacciones, las llevan a las reuniones del gabinete ministerial, de la empresa o de las Naciones Unidas para tratar la cuestión reclamada, y alguna mejora se consigue.
      También editan un boletín digital al que invitan a suscribirse a todas aquellas personas sensibilizadas con la supervivencia de las comunidades indígenas. Necesitan mantener y aumentar el número de afiliaciones, porque no reciben subvenciones de gobierno alguno, lo que permite mantener su objetividad. 
      A lo largo de los años desde su fundación, han visto crecer cada vez más la resistencia ciudadana  alrededor de todo el mundo, pero la que más fuerza tiene es la de los propios indígenas, y por ello Survival considera imprescindible divulgar ese tipo de acciones, que luego su ONG visibiliza difundiéndola en la prensa internacional. Han creado además una plataforma, "Voz indígena”, por medio de la cual recopilan vídeos de indígenas hablando al mundo, como el que un guaraní grabó en la oscuridad en medio del ataque nocturno de los facenderos a su población. Survival lo difundió y la situación de acoso mejoró.

      Sarah Shenker, una de las máximas expertas del mundo en poblaciones indígenas no contactadas, habló de todo ello en la charla-coloquio que impartió  el miércoles 30 de mayo en la Universidad Carlos III de Puerta de Toledo, dentro del 12º Curso de Experto en Pueblos Indígenas, Derechos Humanos y Cooperación Internacional, en colaboración con el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, financiado por la AECID.
      En una sala abarrotada de público, la exposición estuvo en todo momento documentada con imágenes y vídeos, como el muy interesante “Indígenas aislados”, de la campaña global."¡Déjenles vivir!" de Survival, a la que Sarah pertenece como coordinadora de Brasil. 
      En primer lugar, Sarah aclaró que los pueblos indígenas no contactados son comunidades sin contacto regular, que dependen de su tierra para sobrevivir, y que están amparadas por leyes nacionales e internacionales, por el convenio 169 de la OIT, y por la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que reconocen que los pueblos indígenas tienen derecho a vivir como elijan. A pesar de ello, denunció que, por ejemplo, Brasil tiene actualmente un gobierno antiindígena, que quiere cambiar la ley para abrir las tierras indígenas a la explotación y está consiguiendo que la FUNAI (Fundación Nacional del Indio) esté siendo destruida.
      Por otro lado, hay antropólogos arrogantes que dicen que “los aislados no pueden sobrevivir y que deberíamos incorporarlos a la sociedad”.
      Pero Sarah dejó claro que no es que no puedan sobrevivir, sino que lo que está pasando en estas zonas de la tierra es un verdadero genocidio. Con las políticas de libre comercio, con la deforestación, con el desalojo de sus tierras ancestrales, los indígenas, comunidades sanas, contraen enfermedades contagiadas por los nuevos colonos, desconocidas para ellos y que los llevan a la muerte. Estamos ante una emergencia ante la que tenemos la responsabilidad de ayudar urgentemente. La vida vale más que el interés económico.

      Desde el punto de vista medioambiental, tenemos que saber que las zonas indígenas, las que poseen la mayor diversidad de la tierra, están siendo destruida para extraer madera, oro y materias primas para combustible. No es nada nuevo: desde la colonización, el territorio ha sido explotado para extraer oro, caucho…
      La acción de Survival llama a romper esa condena. Tenemos que parar esa explotación desenfrenada y defender a los verdaderos guardianes de la selva, las comunidades indígenas, que usan la selva para sobrevivir, y no para acumular ni para enriquecerse. Ellos son los mejores aliados contra el cambio climático, como evidencian las fotos aéreas que muestran sus territorios como islas verdes en el mar de la deforestación. Por eso parte de la comunidad científica opina que son quienes deberían estar al frente de la defensa medioambiental.
     Los movimientos activistas ya han empezado: los “Guardianes de la Amazonía” defienden a las poblaciones no contactadas molestando a los madereros, a quienes consideran ladrones e invasores, tras lo cual consiguen en alguna ocasión  echarlos del territorio.


      Al terminar su disertación, Sarah Shenker dio la palabra a los asistentes, indígenas la mayoría, pero también defensores de sus derechos, que fueron denunciando la oleada de bárbaros ataques a estas comunidades y los abusos medioambientales en sus países, latinoamericanos, pero también de África: 

  • Ecuador: Concesiones en tierras sagradas. Gobierno racista, manipulador.
  • Paraguay-Brasil: carretera hacia Argentina.
  • Perú: madereros ilegales.
  • Colombia: Parques Nacionales que pretenden preservar el territorio expulsando a sus habitantes ancestrales; guerrilla, paramilitares, narcotráfico.
  • Mexico: Parques Nacionales. Proyectos mineros, hidroeléctricas (cinco concesiones de Canadá). En Guadalajara, defensores de indígenas y de la preservación de las etnias, denuncian su vulnerabilidad ante intereses económicos muy potentes.
  • Argentina: Benetton posee un millón de hectáreas, tras comprar policía, comisarías, quemar casas…
  • Guatemala: Florentino Pérez: ha logrado que se privatice el río Cahabón en beneficio de tres hidroeléctricas, lo que ha afectado a sitios que son lugares sagrados para cincuenta mil indígenas.
  • Isla de Pascua: exterminados por Chile para favorecer a empresas, la isla sufre superpoblación, mientras que solo subsisten ciento cincuenta indígenas. Una de ellas fue la que, en su propia lengua en peligro de extinción, denunció este crimen.
  • Pigmeos baka: un cooperante habló en su nombre, manifestando que en la zona de África de estas gentes, se tiene sensibilidad con los animales, pero no con las personas.
      Todas las personas que hablaron, una a una, recurrían a Sarah Shenker para que Survival les dé voz para difundir su tragedia y la nula sensibilidad de muchos de los gobiernos que las consienten.

      Fue demoledor oír sus testimonios.
      Fue esperanzadora la energía que desprenden Sarah y la otra activista que la acompañaba, ambas  atentas a cada una de las denuncias, animando para que continuaran con sus luchas y ofreciendo la plataforma de Survival, la "Voz indígena", para hacerse oír.
     

IMÁGENES DE LA CHARLA-COLOQUIO




PARA SABER MÁS:
Indígenas aislados. Vídeo de Survival, septiembre 2017 (3'19).
Réquiem por Jakarewyj. Artículo de El País.
"Edjengui se ha dormido: Del victimismo al activismo de lospigmeos bakas”, libro escrito por Chema Caballero y fotografía de Ginebra Peña y Xavi G. Rodrigo. ONG Zercaylejos.







domingo, 10 de junio de 2018

Survival. El movimiento global por los pueblos indígenas y tribales. Videoconferencia con Sarah Shenker


(Por Jara Jiménez, Leticia Penadés y Carmen Cuesta)

      El pasado viernes, primero de junio, tuvo lugar en el IES Juan de Herrera la videoconferencia "Survival. El movimiento global por los pueblos indígenas y tribales"con Sarah  Shenker, experta en pueblos indígenas no contactados, que en ese momento se encontraba en Londres. 

El Salón de Actos acogió el acto con Sarah Shenker

Una persona del Grupo Escolar de Amnistía Internacional
del IES Juan de Herrera se encargó de la presentación

     Comenzamos la sesión explicando el motivo de esta videoconferencia: los  indios guaraníes kaiowá Apika’y de Mato Grosso do Sul (Brasil), cuyo caso hemos apadrinado el Grupo Escolar de Amnistía Internacional del Juan de Herrera, de la mano del Grupo Local de Amnistía Internacional de Villalba. 

      Desde que apadrinamos el caso, estamos haciendo todo lo posible por ayudar a esta comunidad, pues sentimos que, en parte, esas personas dependen de nosotros. Empezamos nuestra campaña en abril en la Casa de la Cultura de San Lorenzo de El Escorial, con una sesión de cinefórum  con Fernando Vílchez, el director de la película "La espera", que trata del "baguazo", un episodio brutal de represión en Perú a indígenas que reclamaban su tierra, ocupada por una explotación de petróleo. Ese acto nos sirvió para presentar la situación de la comunidad Apika'y que nosotros defendemos y para comenzar una recogida de firmas que enviaremos al Gobierno de Brasil, a las que sumamos tarjetas diseñadas por miembros del Grupo con mensajes de apoyo para los indios. Muchos estudiantes y profesores ayudaron en la causa, y seguimos recogiendo firmas, pues la adopción de un caso de Amnistía consiste en seguir defendiéndolo continuamente hasta su solución.
En la entrada colocamos nuestras hojas de firmas
e información sobre la ONG Survival.
      Tras esa introducción, Sarah Shenker, en nombre de la ONG “Survival International”, nos explicó cómo viven los componentes de estas tribus indígenas en Brasil y nos confirmó que actualmente, debido a las plantaciones de caña de azúcar para obtener azúcar y biodiésel, las comunidades indígenas están siendo desplazadas forzosamente a vivir fuera de sus tierras, donde han tenido que dejar sus cementerios, hogares y terrenos.

Sarah respondió las preguntas que habíamos preparado,
formuladas por tres personas del Grupo
      En Brasil estos terrenos donde viven deben ser protegidos en cumplimiento de la legislación del país, y también del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, de otras leyes internacionales y de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Pero entendimos a Sarah que, como legalmente esas tierras no pertenecen a la comunidad puesto que no poseen escrituras de propiedad, el gobierno les estaría “haciendo un favor” dejándolos permanecer allí y no acaba de demarcarles el territorio que les corresponde. 
      Ahora, debido a la violencia que están padeciendo, muchas de las personas indígenas se han quitado la vida, ya que no ven otra salida a su sufrimiento, pues, como bien nos dijo Sarah, los Apika’y no sienten que tienen tierras sino que “ellos pertenecen a la Tierra”. De ella viven, sus frutos y animales son su alimento y de las plantas obtienen sus medicinas. 
      Sarah ha conocido a indígenas contagiados por las enfermedades de los colonos, contra las que no están inmunizados y que les llevan a situaciones extremas, incluso a la muerte.

El público siguió con interés la conferencia
    Después de escuchar todo esto, le preguntamos qué podíamos hacer para ayudarlos. Ella nos comentó que podíamos escribir e-mails a los ministros brasileños y, sobre todo, difundir: hablar sobre su caso para que se dé a conocer y que se haga justicia. Además nos trasladó que a ellos, saber que estaban siendo apoyados, los animaba a continuar.
      Finalmente le agradecimos su dedicación a esta causa, y la atención que había tenido con nosotros durante la hora que duró la videoconferencia. 
La pantalla transmite la sencillez y la simpatía de Sarah Shenker
      Después abrimos una ronda de opiniones entre el público. Allí se habló de casos similares de apropiación indebida de terrenos en muchas otras zonas indígenas, siempre por intereses económicos. 
      Hubo intervenciones acerca de la necesidad de profundizar en el conocimiento de la cultura guaraní, de la que tanto ignoramos, de su espiritualidad, de su organización y modo de entender la vida. 
      Por su parte, el profesor de Biología nos habló de unos trabajos muy interesantes que habían realizado sus alumnos de Primero de Bachillerato sobre el tema. Nos mostró a algunas personas del Grupo uno de dichos trabajos, que nos pareció riguroso y muy claro, y se nos ocurrió que sus autores podrían hacernos una presentación del mismo al Grupo de Amnistía, con la que aumentará nuestro conocimiento y que suscitará un diálogo enriquecedor. 
      Toda la audiencia lamentamos la deficiente conexión de Skype, que nos dificultaba entender, e hizo que perdiéramos algunos matices de las explicaciones de Sarah Shenker, por llegarnos entrecortadas. Quedamos con ganas de un encuentro personal con ella, sin "plasma" de por medio. 
Repartimos cuestionarios
y un documento sobre la comunidad Apika'y
      Al final del acto, varias personas rellenaron un cuestionario que habíamos entregado en la entrada. De sus respuestas, destacamos lo siguiente:
1.       ¿Cuál es la situación actual de los pueblos indígenas?
-  “Los pueblos indígenas están siendo desplazados forzosamente de sus tierras, donde han tenido que dejar sus cementerios, sus hogares y  los terrenos de donde sacaban sus alimentos.”
-  “Están siendo obligados a vivir en reservas muy pequeñas. Les están destrozando la vida.”
-  “Están teniendo que vivir en condiciones horribles.”
-  “Están siendo desarraigados. Sus tierras, muy fértiles (Brasil, Paraguay, Argentina…), son usadas para cultivos de palma y de caña de azúcar, mientras que ellos son intoxicados asesinados y amenazados.”
2.       ¿Qué tipo de intereses chocan con la supervivencia de los pueblos indígenas?
-  “Los intereses económicos de los grandes industriales que plantan caña de azúcar, tanto para refrescos como para biocarburantes.”
-  “El beneficio económico de las grandes empresas frente al interés de los indígenas de vivir en su lugar habitual."
3.       ¿Qué repercusiones tiene la expulsión de estos pueblos de sus tierras ancestrales?
-  “La difícil adaptación, trauma y un gran deshábito, más destrucción medioambiental.” 
- “Los indígenas son obligados a vivir en las cunetas de las carreteras, cerca de sus tierras expropiadas. Sufren mucho al dejar a sus ancestros en manos de las industrias.”
-  “Pierden  toda razón de vida y se suicidan muchos jóvenes. Se sienten solos y perdidos.”
4.       ¿Qué trabajo realiza la ONG Survival?
-   “Survival apoya a estos grupos haciéndoles saber que fuera conocemos su caso. También graban durante un minuto a indígenas de diferentes comunidades en sus idiomas para concienciar sobre sus casos.”
-  “Ayudan a los indígenas a intentar que sus derechos se respeten y a mejorar sus vidas y sobre todo a que les devuelvan sus tierras y los Gobiernos los protejan, que es su obligación.”
5.       ¿Cómo valoras que se hagan este tipo de actividades en el Instituto?
-  “Muy positivo. Creo que se debe dar a conocer su caso, porque están sufriendo mucho y los terratenientes y políticos están haciendo oídos sordos a sus súplicas de ayuda.”
-  “Muy positivo porque situaciones como esta necesitan más visibilidad y esta es muy buena manera de dársela. “
-  “Muy positivo. Estas actividades son importantes y esenciales. Conocemos a personas que son expertas de los temas y eso es muy interesante, porque nos hacen saber mucho más.”
-  “Es muy positivo. La gente tiene que conocer estos casos y saber que está en sus manos, en nuestras manos, cambiarlo.”

MÁS IMÁGENES DEL ACTO

viernes, 11 de mayo de 2018

Martin Luther King. Tengo un sueño


Monumento a Martin Luther King. San Francisco.

El 4 de abril de 2018 se cumplían cincuenta años del asesinato de Martin Luther King.
Ese día nos llegó por whatsapp un mensaje de I. proponiendo a nuestro Grupo de Amnistía Internacional que habláramos de lo que supuso este gran hombre en la defensa de los Derechos Humanos, y nos aportó el texto del discurso que pronunció en Washington. Casi nadie de los presentes lo conocíamos entero. Lo leímos con respeto, admirando su contenido, pero también la maravillosa forma en que está escrito y, sobre todo, la constatación de que los sueños de una sociedad más justa se pueden lograr. 

P. entonces quiso que habláramos de Rosa Parks, y T. se puso en pie y explicó detalladamente la valerosa resistencia de esta mujer en aquel triste autobús donde los asientos estaban clasificados según el color de la piel. Habían hablado de ella en la asignatura de Valores Eticos. 
C. recordó la novela "Como la sombra que se va", de Muñoz Molina, en la que se siguen los pasos del asesino de King desde el fatídico hotel de Memphis, por Estados Unidos y hasta Lisboa. Ello nos llevó a recomendaciones de cine que tratan la discriminación racial: "Criadas y señoras", "Figuras ocultas".
Después C. expuso la idea de que trajéramos nuestros sueños a la reunión del siguiente viernes. 
Así lo hicimos: vinimos cargados de sueños, de deseos de paz, de igualdad, de ayuda, de respeto al planeta. 
Black lives matter... (Houston, Texas, 2017)

Y eso nos dio pie a hablar largamente de discriminación de cualquier tipo, pero sobre todo de la que vemos en las clases o en el patio, en el pueblo, en España: por nacionalidad, por religión, por sexo o edad. 
Y también pensamos en común qué podemos hacer cada día para cuidar el medio ambiente, para mejorar el mundo, para recoger sueños de más gente en la Tutoría y en otras clases... para que nuestros sueños se cumplan.




Estos son los sueños 
del Grupo Escolar de Amnistía Internacional del IES Juan de Herrera:

B., alumna de 1º Bachillerato:
Yo sueño, sueño con un día en el que decir “soy gay” o “soy transexual”, obtenga  la misma respuesta que decir “soy Aries” o “mi color favorito es el amarillo”.
Sueño con un día en el que no se juzgue a las personas por el color de su piel, ni por sus intereses, sino por la bondad de su alma y por la manera en la que tratan a las personas de su entorno. Sueño con un mundo en el que no haya crueldad animal, ni especies en peligro de extinción, ni bosques muriendo. Un mundo en el que todo el mundo sea libre de tener sus propias creencias, siempre que no perjudiquen a nadie, y eso nos enriquezca a todos. Sueño con un mundo en el que todo el mundo tiene lo que se merece y sobre todo con un mundo en el que nadie tenga miedo de andar solo por la calle de noche.

A., alumno de 3º de ESO:
      Que todos seamos iguales para que no haya guerras. 

J., alumna de 4º de ESO:
Mi sueño es la igualdad, pero no solo entre hombres y mujeres, es una igualdad universal. Gracias a este desaparecerían grandes problemas, tales como la homofobia, el racismo...

C., profesora:
Mi sueño es que poco a poco deje de haber terrorismo en el mundo. Se ha cumplido hoy un poquito, pues la banda terrorista ETA ha anunciado su disolución definitiva. 

 P., alumno de 3º de ESO:
Que los muebles gobiernen los países. Los gobernantes hacen mucho mal. 

T., alumna de 4º de ESO:
Un mundo con conciencia, curiosidad y diversidad. Que evolucionáramos al ver que todos somos iguales y con derechos. 

A., alumna de 1º de ESO:
Un mundo sin presión por tu forma de ser, que puedas ser quien tú quieras. 

L., alumna de 4º de ESO:
Un mundo en que se respete al planeta en general, para que no se nos muera. 

C., profesor:
Sueño con un mundo donde nos preocupemos por hacer sentir mejor a los demás. Sueño una familia, un barrio, un pueblo, un centro educativo donde la gente sonría más. Donde nos preocupen realmente las injusticias y no podamos estar en paz hasta que logremos superarlas. 
Sueño un lugar donde siempre haya gente dispuesta a ayudar. Un mundo en el que de verdad los más desfavorecidos nos importen. 

M., profesora:
Yo sueño con un mundo sin xenofobia, donde las personas de cualquier país tengamos las mismas oportunidades. 

I., profesor:
Yo sueño con un mundo más igualitario, sin pobres y multimillonarios. 

Broken obelisk, obra de Barnett Newman (Houston)
Monumento a Martin Luther King


Martin Luther King, Jr.

"Tengo un sueño"

DISCURSO EN WASHINGTON, D.C.

FUENTE: https://www.marxists.org/espanol/king/1963/agosto28.htm

Pronunciado: El 28 de agosto de 1963 delante del monumento a Abraham Lincoln en Washington, DC, durante una histórica manifestación de más de 200,000 en pro de los derechos civiles para los negros en los EE.UU.
Versión al castellano: No consta.
Versión digital: Wikisource en Español, 2006.
Esta edición: Marxists Internet Archive, septiembre de  2006. https://www.marxists.org/espanol/king/1963/agosto28.htm
Derechos: El contenido está disponible bajo los términos de la GNU Free Documentation License.

Estoy orgulloso de reunirme con ustedes hoy, en la que será ante la historia la mayor manifestación por la libertad en la historia de nuestro país.
Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación. Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio. Pero, cien años después, el negro aún no es libre; cien años después, la vida del negro es aún tristemente lacerada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación; cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material; cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra.
Por eso, hoy hemos venido aquí a dramatizar una condición vergonzosa. En cierto sentido, hemos venido a la capital de nuestro país, a cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, firmaron un pagaré del que todo estadounidense habría de ser heredero. Este documento era la promesa de que a todos los hombres, les serían garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.
Es obvio hoy en día, que Estados Unidos ha incumplido ese pagaré en lo que concierne a sus ciudadanos negros. En lugar de honrar esta sagrada obligación, Estados Unidos ha dado a los negros un cheque sin fondos; un cheque que ha sido devuelto con el sello de "fondos insuficientes". Pero nos rehusamos a creer que el Banco de la Justicia haya quebrado. Rehusamos creer que no haya suficientes fondos en las grandes bóvedas de la oportunidad de este país. Por eso hemos venido a cobrar este cheque; el cheque que nos colmará de las riquezas de la libertad y de la seguridad de justicia.
También hemos venido a este lugar sagrado, para recordar a Estados Unidos de América la urgencia impetuosa del ahora. Este no es el momento de tener el lujo de enfriarse o de tomar tranquilizantes de gradualismo. Ahora es el momento de hacer realidad las promesas de democracia. Ahora es el momento de salir del oscuro y desolado valle de la segregación hacia el camino soleado de la justicia racial. Ahora es el momento de hacer de la justicia una realidad para todos los hijos de Dios. Ahora es el momento de sacar a nuestro país de las arenas movedizas de la injusticia racial hacia la roca sólida de la hermandad.
Sería fatal para la nación pasar por alto la urgencia del momento y no darle la importancia a la decisión de los negros. Este verano, ardiente por el legítimo descontento de los negros, no pasará hasta que no haya un otoño vigorizante de libertad e igualdad.
1963 no es un fin, sino el principio. Y quienes tenían la esperanza de que los negros necesitaban desahogarse y ya se sentirá contentos, tendrán un rudo despertar si el país retorna a lo mismo de siempre. No habrá ni descanso ni tranquilidad en Estados Unidos hasta que a los negros se les garanticen sus derechos de ciudadanía. Los remolinos de la rebelión continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que surja el esplendoroso día de la justicia. Pero hay algo que debo decir a mi gente que aguarda en el cálido umbral que conduce al palacio de la justicia. Debemos evitar cometer actos injustos en el proceso de obtener el lugar que por derecho nos corresponde. No busquemos satisfacer nuestra sed de libertad bebiendo de la copa de la amargura y el odio. Debemos conducir para siempre nuestra lucha por el camino elevado de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra protesta creativa degenere en violencia física. Una y otra vez debemos elevarnos a las majestuosas alturas donde se encuentre la fuerza física con la fuerza del alma. La maravillosa nueva militancia que ha envuelto a la comunidad negra, no debe conducirnos a la desconfianza de toda la gente blanca, porque muchos de nuestros hermanos blancos, como lo evidencia su presencia aquí hoy, han llegado a comprender que su destino está unido al nuestro y su libertad está inextricablemente ligada a la nuestra. No podemos caminar solos. Y al hablar, debemos hacer la promesa de marchar siempre hacia adelante. No podemos volver atrás.
Hay quienes preguntan a los partidarios de los derechos civiles, "¿Cuándo quedarán satisfechos?"
Nunca podremos quedar satisfechos mientras nuestros cuerpos, fatigados de tanto viajar, no puedan alojarse en los moteles de las carreteras y en los hoteles de las ciudades. No podremos quedar satisfechos, mientras los negros sólo podamos trasladarnos de un gueto pequeño a un gueto más grande. Nunca podremos quedar satisfechos, mientras un negro de Misisipí no pueda votar y un negro de Nueva York considere que no hay por qué votar. No, no; no estamos satisfechos y no quedaremos satisfechos hasta que "la justicia ruede como el agua y la rectitud como una poderosa corriente".
Sé que algunos de ustedes han venido hasta aquí debido a grandes pruebas y tribulaciones. Algunos han llegado recién salidos de angostas celdas. Algunos de ustedes han llegado de sitios donde en su búsqueda de la libertad, han sido golpeados por las tormentas de la persecución y derribados por los vientos de la brutalidad policíaca. Ustedes son los veteranos del sufrimiento creativo. Continúen trabajando con la convicción de que el sufrimiento que no es merecido, es emancipador.
Regresen a Misisipí, regresen a Alabama, regresen a Georgia, regresen a Louisiana, regresen a los barrios bajos y a los guetos de nuestras ciudades del Norte, sabiendo que de alguna manera esta situación puede y será cambiada. No nos revolquemos en el valle de la desesperanza.
Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño "americano".
Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: "Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales".
Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad.
Sueño que un día, incluso el estado de Misisipí, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia.
Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.
¡Hoy tengo un sueño!
Sueño que un día, el estado de Alabama cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, se convierta en un sitio donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas.
¡Hoy tengo un sueño!
Sueño que algún día los valles serán cumbres, y las colinas y montañas serán llanos, los sitios más escarpados serán nivelados y los torcidos serán enderezados, y la gloria de Dios será revelada, y se unirá todo el género humano.
Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la cual regreso al Sur. Con esta fe podremos esculpir de la montaña de la desesperanza una piedra de esperanza. Con esta fe podremos trasformar el sonido discordante de nuestra nación, en una hermosa sinfonía de fraternidad. Con esta fe podremos trabajar juntos, rezar juntos, luchar juntos, ir a la cárcel juntos, defender la libertad juntos, sabiendo que algún día seremos libres.
Ese será el día cuando todos los hijos de Dios podrán cantar el himno con un nuevo significado, "Mi país es tuyo. Dulce tierra de libertad, a tí te canto. Tierra de libertad donde mis antesecores murieron, tierra orgullo de los peregrinos, de cada costado de la montaña, que repique la libertad". Y si Estados Unidos ha de ser grande, esto tendrá que hacerse realidad.
Por eso, ¡que repique la libertad desde la cúspide de los montes prodigiosos de Nueva Hampshire! ¡Que repique la libertad desde las poderosas montañas de Nueva York! ¡Que repique la libertad desde las alturas de las Alleghenies de Pensilvania! ¡Que repique la libertad desde las Rocosas cubiertas de nieve en Colorado! ¡Que repique la libertad desde las sinuosas pendientes de California! Pero no sólo eso: ! ¡Que repique la libertad desde la Montaña de Piedra de Georgia! ¡Que repique la libertad desde la Montaña Lookout de Tennesse! ¡Que repique la libertad desde cada pequeña colina y montaña de Misisipí! "De cada costado de la montaña, que repique la libertad".
Cuando repique la libertad y la dejemos repicar en cada aldea y en cada caserío, en cada estado y en cada ciudad, podremos acelerar la llegada del día cuando todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y cristianos, protestantes y católicos, puedan unir sus manos y cantar las palabras del viejo espiritual negro: "¡Libres al fin! ¡Libres al fin! Gracias a Dios omnipotente, ¡somos libres al fin!"


PARA SABER MÁS:
- Discurso en inglésde Martin Luther King, audio y texto.
- Martin Luther King, el poder de un sueño. Reportaje especial de El Mundo.
- Cine y Derechos Humanos: racismo.
- March, novela gráfica de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos.